jueves, 29 de diciembre de 2016

Tomás Rincón: el primero en la élite

A falta de que se confirmen los detalles del fichaje, Tomás Rincón ha pasado el reconocimiento médico con la Juventus, y queda a expensas de esos puntos para convirtirse en el pionero, en el futbolista venezolano que acabó con la ausencia de criollos en la élite mundial del fútbol.

El tachirense llega procedente del Genoa CFC. Su incorporación al campeón italiano es seguramente la noticia más importante de un año en el que colectivamente el balmopié criollo no tuvo mucho que celebrar, aunque sí logró hitos históricos en el plano individual, como fueron la consagración de Alejandro Guerra con Atlético Nacional y el título de César Farías con The Strongest en Bolivia. Pero lo de Rincón supera todo.

La progresión del capitán vinotinto es digna de repasar. En un período de casi tres años (2006-2009), Rincón recorrió las canchas venezolanas con el Unión Atlético Maracaibo (no llegó a debutar), Zamora y Deportivo Táchira. A ello hay que agregarle sus dos presencias en Copa Sudamericana con el cuadro llanero, en la edición 2007. Tras apenas un semestre en San Cristobal, el criollo emigró al Hamburgo, un club que más allá de su historia, es desde hace un tiempo el más inestable de los equipos de la Bundesliga alemana. Para respaldar esta afirmación basta con recordar que en las cinco temporadas y media en las que militó en “El Dinosaurio”, Tomás tuvo hasta once entrenadores, si se cuentan por separado las dos etapas del “interino” Rodolfo Cardoso.

Una vez concluido su vínculo contractual, el vinotinto partió a Italia para enrolarse en las filas del Genoa, equipo que había finalizado en la posición 13 de la Serie A en la temporada 2013-2014. En el histórico campeonato, Rincón encontró la regularidad y la estabilidad que jamás disfrutó en tierras teutonas, jugando un promedio de 31 encuentros en sus dos temporadas, contrastando claramente con los 21 de media que dejó en Alemania. Pero además, en el club de la región de Liguria, el “8” se sintió importante y recuperó viejas señales de su juego: ya no se dedicaba exclusivamente a suplir las avanzadas de sus compañeros sino que él mismo formaba parte de los ataques al rival, una cualidad que tanto en Hamburgo como en la selección nacional brillaba por su ausencia.

Y es que Tomás posee una rara combinación de virtudes que le permite ser un futbolista que ataca el arco rival -no me refiero a cifras goleadoras sino a llegada y cooperación con los planes del equipo frente al arco contrario- y al mismo tiempo ser un gran defensor, al punto de que quizá en unos años, cuando el paso del tiempo haga su papel, se convierta en defensa central, un puesto que no le será extraño y que tampoco le demandará grandes esfuerzos para su adaptación, gracias a esas capacidades que mencionaba anteriormente.

Ahora bien, el criollo llega a un club que vive el fútbol de una manera muy diferente al Hamburgo, Genoa o la propia selección nacional. La Juventus, salvo algunas etapas, es un equipo que sale a ganar en todos los campos y ante cualquier rival. Vencerá o perderá, pero la “Vecchia Signora” se enfrenta, en la mayoría de los partidos, a contrarios que lo esperan replegados, al acecho de una equivocación para agredirlos, y para quienes un empate siempre será un gran resultado, por lo que los bianconeros están obligados a construir mucho más que a destruir. Además, sumada a la exigencia competitiva de cualquier deportista élite, este nuevo contexto es el del equipo campeón que debe revalidar títulos (campeón de la Serie A y Coppa Italia) y, al mismo tiempo, pelear por la grandeza continental.

¿Qué compañeros/rivales tendrá el tachirense en la zona medular? En los últimos encuentros por el campeonato italiano, el equipo dirigido tácticamente por Massimiliano Allegri ha jugado con tres volantes de recuperación y salida (Marchisio, Sturaro y Khedira). Pero en otros lances, cuando el entrenador ha decidido partir con tres defensores centrales, la Juve ha variado la composición del medio campo, apareciendo futbolistas como Dybala, Cuadrado, Pjanic, Lemina, Aasamoah, Alex Sandro, Hernanes (posiblemente en vías a otro club) y Lichtsteiner. Además, si Allegri lo desea, puede hacer ingresar a un segundo delantero que acompañe al argentino Higuaín y propiciar que Dybala juegue casi como un viejo “diez”. Si al lector le interesa, puede repasar todas las alineaciones utilizadas por el conjunto de Turín en esta temporada en el siguiente link: http://el.soccerway.com/teams/italy/juventus-fc/1242/matches/

También puede, aprovechando que aún queda algún regalo por dar/recibir acceder al magnífico análisis hecho por Martí Perarnau sobre el club italiano: Juventus, la pelota no entra por azar: http://www.martiperarnau.com/the-tactical-room/juventus-la-pelota-no-entra-por-azar/

Queda claro que tanto el entrenador Allegri como la dirección técnica del club han construido una plantilla con futbolistas que pueden adaptarse a distintas maneras de jugar, lo que sin duda exigirá a Rincón a posionarse como opción en diferentes posiciones en la zona de volantes y, como mencionaba anteriormente, y teniendo en cuenta las distintas urgencias de cada partido, hasta hacer de líbero. Para eso ha llegado el venezolano a la élite.

Nadie sabe si Tomás Rincón triunfará en la Juventus, porque el futbol, al igual que la vida, es incierto. El capitán vinotinto está consciente del reto que tiene ante sí, y sabe que, más allá de los títulos y demás condimentos que rodean su ascenso al mundo top del fútbol, está entrando en un proceso de aprendizaje que jamás venezolano alguno tuvo la oportunidad de protagonizar, y que es de tal complejidad que hasta la propia selección nacional se verá afectada.

Disfrutemos el paseo, hay mucho que observar.

FUENTE: Ignacio Benedetti - http://elestimulo.com