lunes, 7 de noviembre de 2016

Richard Páez quiere cambiar el fútbol nacional de raíz como presidente de la FVF

Durante los últimos años, Richard Páez dado la vuelta al país y el desalentador panorama futbolístico que se ha conseguido lo ha impulsado a plantear una transformación profunda, que no se quede en los meros resultados de la vinotinto, sino que vaya a la nuez del problema: el cambio estructural de este deporte. Y para ello quiere concretar sus ideas como presidente de la Federación Venezolana de Fútbol. El técnico que le dio una identidad a la selección nacional, cuando asumió el cargo en 2001, tras la salida del argentino José Omar Pastoriza, padre del boom vinotinto que se ha ido marchitando con el tiempo y las derrotas, se cansó de esperar. Ahora quiere asumir la conducción de la FVF para desarrollar un proyecto sinérgico de ganar-ganar, que eche las bases sólidas de un fútbol organizado, transparente, competitivo y esperanzador. Como la vinotinto que partió en dos la historia perdedora y fatalista del fútbol nacional.

¿Por qué quieres ser presidente de Fevefútbol?

Porque soy un futbolista, entrenador y seleccionador venezolano que transitó todas las etapas de nuestro fútbol y que ha visto de una manera lamentable, como ni siquiera el ejemplo de la vinotinto fue suficiente para transformar la historia, como la hizo la selección propiamente dicha en el campo de juego. Por eso, estamos aquí en una decisión que tenemos como venezolanos y hombre del fútbol para cambiar definitivamente la historia de nuestro deporte. Tenemos que cambiar la estructura dirigencial de la Federación Venezolana de Fútbol para que definitivamente los cambios se vean en todo el país y no como se logró en el año 2001 solamente en la cancha.

¿Cómo se ganan las elecciones en la FVF que a lo largo de la historia ha puesto trabas a los posibles candidatos rivales?

La única posibilidad que hay es el talón de Aquiles que tiene este sistema de reelección permanente. Y es llegar a los clubes de fútbol amateur. Como el modelo electoral para elegir a los presidentes de las Federaciones está basado en los 24 votos de los presidentes de las Asociaciones, nosotros tenemos que ir aguas abajo, mucho más allá: a la elección de las Asociaciones.

¿Cuál es el panorama que has encontrado en tu contacto con los clubes aficionados?

Hemos recorrido dos veces al país para despertar la conciencia de motivar la afiliación, actualización y renovación de los clubes de fútbol amateur. Para que actualizaran su registro en las asociaciones, a través del IND y Mindeporte. Hoy cuando cumplimos la segunda gira, logramos encontrar una gran cantidad de clubes que supera el número lamentable que siempre habían manejado para elegir a los presidentes de las asociaciones. Por eso, tenemos esperanzas. Pero una esperanza real, al ver la gran cantidad de clubes que están decididos a cambiar a los presidentes actuales de cada Asociación. Al cambiar a los presidentes de las Asociaciones, contaremos con una fuerza colectiva, surgida de las bases, para elegir al nuevo presidente de la Federación.

¿Como presentar tu candidatura si el reglamento electoral de la FVF está hecho para cerrar el paso a la disidencia?

Estamos esperanzados en la providencia administrativa que dictaminó el IND, donde hace un exhorto a la FVF para que modifique el reglamento y amplíen la base electoral. Por cierto, la FVF no ha respondido a este exhorto, que fijaba el 30 de octubre como fecha tope para presentar a la Consultoría Jurídica del IND los cambios en el reglamento. La FVF se encuentra en desacato legal.

¿Qué modificaciones deben realizarse en el reglamento electoral?

Deben darnos esa reglamentación electoral ya para ponerla en forma pública, poderla analizar y ver si verdaderamente se ha ajustado a la providencia administrativa del IND. Solicitamos también que reglamenten las condiciones o requisitos que tienen que tener un candidato para ser presidente de la FVF, porque lo tienen diseñado como una camisa de fuerza. La otra solicitud que hacemos es que debe ser expuesta públicamente, con tiempo suficiente, el universo electoral de los clubes afiliados por cada estado. Que no vayan a aparecer, como siempre lo hicieron, clubes fantasmas, el día de la elección, que no hayan estado debidamente registrados y ni siquiera los conocen en los estados, y tampoco hayan participado en las competencias futbolísticas.

¿Cómo hacer unas elecciones transparentes?

El tiempo es oro. Por eso solicitamos que aparezca ya el reglamente electoral, que aparezca el universo electoral y se haga público, porque no puede ser secreto y que aparezcan las condiciones reglamentarias ya para elegir a los candidatos de la FVF. Que no lo dejen para el último día de diciembre de 2016, sino que aparezcan con la información veraz, transparente y clara.

¿Si no modifican el reglamento qué acciones piensan realizar?

Después del escándalo mundial de corrupción que sufrió este Fifa y la Conmebol dictaminaron que debía haber transparencia en las entidades deportivas afiliadas. Espero que en la FVF no hagan oídos sordos a esta posición. Es más, nosotros solicitaremos, si es necesario, la intervención de la Conmebol y de la Fifa a la Federación Venezolana de Fútbol. Porque no hay otro camino. Si tenemos que pelear en el único escondite que siempre han utilizado, que es la desafiliación, lo haremos. Pero hoy más que nunca parece que hay otro espíritu en los hombres que mueven el fútbol y el deporte mundial. Después del escándalo del 2015, la FVF no puede seguir siendo oscura, con manchas e irregularidades que es lo que tenían acostumbrado allí.

¿Es corrupta la FVF?

No puedo decirlo. Eso lo va a sentenciar el tribunal que está sometiendo a juicio a nuestro anterior presidente de la FVF (Rafael Esquivel) y también aquí hay investigaciones que se están realizando en los tribunales que están analizando la conducta que ha tenido esta federación, y que no sé si podrán dictaminar una sentencia de ese calibre que tú me preguntas.

¿Los resultados de la vinotinto ocultó las fallas en el fútbol nacional?

Lamentablemente la vinotinto pareciera ser el resumen del fútbol de Venezuela. Es lo lógico. Por eso decimos que la vinotinto eclipsó el fútbol venezolano. Había ocultado, por cierto tiempo, casi hasta el 2016, la cantidad de errores que sigue manteniendo el fútbol venezolano.

¿Cuáles son las deficiencias que hay que cambiar?

Falta de capacitación de nuestros entrenadores. No hay un modelo de entrenamiento integral y actualizado para el nivel internacional, desde las bases hasta el profesional. No contamos con un nivel de afiliación organizada en nuestros clubes. Eso debería ser el primer mandato universal y de cumplimiento de una verdadera institución que está pensando con visión mundialista. Creemos que hay que mejorar el fútbol profesional con los equipos. Convertirlos en clubes de fútbol y participar en un fútbol de nivel internacional no como el que actualmente tenemos. Debemos aumentar el nivel competitivo en los torneos del fútbol venezolano. Y cuando hablo de nivel competitivo es aumentar el número de partidos en que los equipos no pueden perder, porque ni no quedas fuera de la competencia.

¿Cómo cambiar este panorama tan complicado?

Todos esos detalles lo estamos disponiendo en un proyecto que este martes 8 de noviembre lo expondremos al país en Caracas. Un proyecto diferente y que tiene una razón de ser: queremos cambiar desde las bases al fútbol venezolano, en todos sus componentes. Allí hay proyectos de ciencias aplicadas al fútbol, de responsabilidad social, de gestión publicitaria, de captación de recursos financieros y relaciones institucionales. En fin, hay una serie de cosas que hay que hacer en este fútbol que ahora no tenemos y que marcarán una real diferencia y nos colocarán en esa corriente internacional que tenemos alrededor.

¿Los equipos de primera y segunda están captados por esta idea? ¿Tendrán el deseo de transformar sus equipos en clubes o están cómodos con la situación actual?

Hoy más que nunca les llegó la hora de organizarse definitivamente en el nivel internacional. Porque a partir de este año es una obligación cumplir con la Licencia de Clubes de Fifa, que se había dictaminado en 2011 por Fifa y Conmebol para que los equipos se adaptaran y nivelaran en el mundo. Es decir, que un equipo de primera división de Venezuela debe parecerse a otro de primera división de Colombia, Chile, Perú, Paraguay, Argentina o de Brasil. Eso fue primero un llamado de atención en 2011 y desde ese momento la FVF dijo ya va, dennos tiempo para organizarnos. Y ese ya va, cumplió su ciclo en el 2015.

¿La Asociación de Clubes de Fútbol de Venezuela respalda esa transformación que exige Fifa?

Hoy ya es una obligación cumplir con esta licencia. Es una exigencia de ahora en adelante que los equipos de primera, segunda y tercera división de este país deben cumplir con la Licencia y los requisitos que tienen en sus manos desde hace rato. Queremos que a través de la Asociación de Clubes, que ha sido un grandísimo paso de organización, comiencen a desarrollar un proyecto para ellos mismos. Que ellos lo organicen, lo dirijan, autogestionen y busquen la manera de ayudarse económicamente, porque tienen el potencial. Que hagan la imagen del fútbol profesional venezolano como una marca, un verdadero producto que sea sustentable, vendible y autogestionable. Pero bajo la supervisión de la Federación Venezolana de Fútbol. Que no vaya a actuar como un apéndice u organismo paralelo a la FVF, pues esta es la entidad de mayor nivel jerárquico que puede dirigir, conducir y promover el fútbol nacional, y evitar actos que contradigan el espíritu del fútbol venezolano.

La Asociación ha propuesto en crear una Liga Profesional como en otros tiempos y eso significaría una independencia de la FVF como ocurre en con el beisbol o el baloncesto. ¿Cómo sería la relación en ese caso de independencia organizativa?

La independencia es necesaria, fundamental, pero con autonomía compartida. Ellos no pueden encargarse de los árbitros, porque el arbitraje debe ser ecuánime e imparcial. Si van a dirigir como presidente de los equipos al que te va a impartir justicia, comienza a existir un entuerto que no conduce a nada bueno. Tiene que haber una supervisión de la FVF a esta organización que funciona con independencia, pero con conexión, para proteger al fútbol venezolano y que no sucedan actos en esta organización que contradiga el espíritu de beneficio que tiene que estar dependiendo de la federación.

En el pasado hubo una Liga Profesional que mantuvo permanentes luchas con la FVF y terminó disuelta por conflictos legales. ¿Cómo evitar que se repita la historia?

No podemos permitir que el fútbol venezolano actúe a su manera. Lo que podemos es ser un supervisor constante, para que cuando suceda un problema, y eso lo vimos ya cuando la Liga manejó el fútbol profesional de Venezuela, que en algún momento determinado no sabían cómo solventar los dramas que trae el fútbol y que no podían tomar decisiones consensuadas. Esa independencia les daría la oportunidad de autogestionarse, de generar el nivel competitivo que se merecen, que organicen el torneo como debería ser, con cuántos clubes deben están en primera y segunda división, cómo hacer el ascenso y descenso, cómo disfrutar de una política de crecimiento internacional. Que tengan independencia de hacer negociaciones internacionales sin que afecte al fútbol venezolano, porque allí aparecería la FVF para conciliar los acuerdos necesarios. En definitiva, creo que la FVF tiene que adquirir el nivel, la jerarquía, el talante que se merece para supervisar todo lo que significa fútbol en Venezuela, pero siempre con una condición de autonomía para ese tipo de acciones.

¿Hay recursos para desarrollar ese proyecto que tienes en mentes? Porque hay una realidad de estadios vacíos, escasa publicidad y los equipos se quejan de que no reciben apoyo de la FVF.

Estamos claros que el momento no es fácil. Soy de la corriente del fútbol sinérgico, de sumar potencialidades para superar entre todos obstáculos que parecían imposibles de vencer. Así sucedió en la vinotinto en el año 2001. Comenzamos a desarrollar un fútbol que con los jugadores diseñamos un estilo, una manera, una forma de jugar que sorpresivamente comenzó a ganar de forma insólita. Sin proyectos de tiempo, sino con el espíritu de conectar potencialidades. En eso es en lo que yo creo. Hay que conectar las potencialidades que tenemos en el fútbol. Hay que hacer negociaciones de ganar-ganar, donde todos logremos mejorar la imagen del fútbol venezolano.

El país se enganchó con la vinotinto y sus resultados, pero ese efecto no se reflejó en el fútbol nacional. ¿Cómo analizas ese fenómeno?

El efecto de la vinotinto no fue solamente emocional, de atracción mutua con los aficionados. Sino que ese respaldo mayoritario que se consiguió en la gente, fue producto, además, de la forma y el estilo con que jugaba nuestra selección. Y eso se reflejó en un mercado que no estaba acostumbrado el fútbol venezolano. Ese ejemplo de generar una imagen seria, colectiva, donde todos seamos importantes, donde todos mostremos nuestro brillo, es lo que tenemos que marcar entre todos en el fútbol venezolano.

¿Cómo elevar el nivel técnico y profesional de los actores del fútbol venezolano?

Hay que aumentarle el nivel técnico, de formación y las condiciones de trabajo de los entrenadores, árbitros y jugadores que es muy bajo con respecto al nivel internacional. Mejorar la calidad formativa de nuestros jugadores, desarrollar una infraestructura física. Todo eso tiene que ser un objetivo común de un país. Cuando tienes un objetivo común y organizas equipos de trabajo, ten la seguridad de que la potencialidad de hacerlo realidad es mayor. A eso es que apostamos. A formar equipo, a sumar voluntades, a contagiar a otra gente de que esto lo podemos lograr con un cambio estructural en la federación. Que la gente vea en la federación una imagen seria, confiable y profesional. Ten la seguridad de que eso tendrá una respuesta como la vimos en el año 2001. Lo estábamos viendo y no lo creíamos. ¡Cuatro partidos seguidos ganando con la vinotinto, cuando en 35 años sólo habíamos conseguido tres triunfos! Y en ocho meses ganamos cuatro partidos con un equipo que jugaba un fútbol irreverente que no conocía Venezuela. Así mismo va a pasar con la Federación Venezolana de fútbol.

¿Qué vas hacer con el fútbol femenino que ha tenido tanto éxito y los recursos van hacia el masculino?

El proyecto es incluyente. El mismo desarrollo del proyecto para hombres es igual para las mujeres en formación, capacitación de entrenamiento y de trabajo. El femenino será copartícipe y tratado igual que el masculino.

¿Si los clubes deciden en enero mantener a los actuales presidentes de asociaciones, te vas a presentar a la presidencia de la FVF?

Si la cantidad de clubes que van a votar son un número mayoritario, calificada, no son fantasmas, sino legalmente registrados y a pesar de eso, eligen a los actuales presidentes de las asociaciones, tengo que decir: está bien, están de acuerdo que siga el país futbolístico como ésta y yo aceptaré, mi postura democrática de entender que ellos quiere seguir con esto, que lo ven mejor a lo que uno propone. No voy a contradecir lo que la mayoría quiere. Pero lo que he observado en el país, es todo lo contrario a esta posición continuista que quiere mantener la FVF.

¿Qué le dirías al presidente de la FVF, Laureano González, un partidario de transformar el fútbol nacional?

Le repetiría la conversación que tuve con él en febrero de 2016. Me acerqué y hablé con varios federativos. Le ofrecía mis servicios y me ponía a disposición para ayudarlos para tratar de apoyar la visión del fútbol nacional. La imagen que teníamos era que volvió la cenicienta. Me escucharon pero no me dieron ninguna respuesta y me salí de esa reunión creyendo que había dejado un mensaje positivo. Hoy lo que les puedo decir es que 28 años son suficientes. A lo mejor ha hecho muchísimo por el fútbol venezolano. Se lo agradecemos. Pero una conducta que se ha mantenido por 28 años y encontrar el fútbol que hemos visto por todo el país, estancado, sin canchas, sin capacitación, ni motivación, con torneos que no tienen competitividad ni terminan los campeonatos, porque hay equipos que no tienen condiciones económicas, y que la federación no haga nada porque eso cambie, creo que es suficiente. Le digo muchas gracias, porque 2017 traerá algo mejor para el fútbol nacional. Di mi ejemplo, tengo la autoridad moral para decirle eso. Me fui de la selección ganando, por respeto y dignidad al cargo que yo representaba. Le di paso al fútbol venezolano y a la selección. Hoy le decimos apártense, ya cumplieron su misión. Déjenos a otros hombres, también de fútbol, que queremos cambiar la historia de este deporte.

No están creando expectativas que con el tiempo serán difíciles de cumplir.

Siempre está una potencialidad de que fracase y todo se derrumbe. Pero mi fe, mi convicción es la misma que tuve cuando asumí la selección. ¡Qué peor escenario que ese, para dar resultados ante la exposición pública! Me convencí de que lo podíamos hacer. Transmití esa fe a los jugadores, y ellos cumplieron su rol. Hoy es el mismo mensaje. Estoy convencido de que podemos transformar al fútbol venezolano de una manera colectiva y sincronizada, donde todos nos apoyemos y empecemos a construir, a través de los valores, otra visión del fútbol venezolano. Esa es mi propuesta: la de un hombre que le han cumplido al fútbol de Venezuela.

FUENTE: Gerardo Blanco - http://www.ultimasnoticias.com.ve