viernes, 4 de noviembre de 2016

(Anzoátegui) Mujeres casi se matan a golpes en universidad de Anaco y esto hacía la gente

Dos mujeres casi se matan a golpes, en la Universidad Nororiental Gran Mariscal de Ayacucho en Anaco, estado Anzóategui y las personas a su alrededor lo que hacían era alentarlas en lugar de separarlas.
Durante la pelea las personas presentes, en su mayoría jóvenes, solo grababan con sus teléfonos y gritaban “dale, dale” y cuando alguién se disponía a separarlas se lo impedían.

Fue una señora mayor quien se dispuso a intervenir y separar a las jóvenes.

El psicólogo Alberto Barradas, compartió el video a través de su cuenta en Instagram y lo acompañó de un análisis en el cual se refirió a la decadencia de la sociedad venezolana.

A continuación el análisis:

Yo imagino que la mayoría ha visto este vídeo. Sucede en una universidad en Venezuela. No me voy a detener a analizar lo que ya cientos de miles han analizado ya que el video se hizo viral. Lo que si no he visto y por eso tocaré ese punto es el análisis sobre la señora de rosado que es la que detiene la pelea. Decenas de espectadores, grabando la pelea, incluso dando espacio para que peleen “mejor”, y es solo UNA señora la que detiene el asunto. Ghandi llamaba a eso el “poder de uno”. No es causalidad que sea alguien mayor. Esta generación está fundida, eso lo sabemos. Vamos a tener que cargar con ella durante décadas. (...)  Mi generación tampoco escapa de la crítica. Yo soy de esa generación donde el psicópata de Chirinos, en un alarde de lo inteligente que era (ser psicópata no quita lo inteligente), dijo que la generación de los 70/80 era una generación boba. (...) Y esa generación boba ha parido lo que quiero llamar la generación psicópata. Una generación que hace peleas así y de paso las graba, para el “deleite” de más psicópatas. Pasamos de la generación boba a la psicópata. No mejora el enfermo. La señora, detiene la pelea, tuvo la fuerza para enfrentarse a la gran cantidad de psicópatas allí presente, y arriesgando su integridad física, detuvo la situación. Luego otros muchachos la ayudaron. Un buen ejemplo, invita a otros a seguirlo. Necesitamos más señoras como esa. De hecho necesitamos “ser” esa señora. Quizás de esa manera, pasemos de esta nueva generación psicópata, a la generación de la inteligencia emocional. Ojalá.

Enlace Relacionado...
- Video

FUENTE: Agencias - http://lagranciudad.net