domingo, 20 de noviembre de 2016

Hombre murió tras lanzarse de un edificio en Caracas

Horas después de lanzarse del sexto piso del edificio 21 de Julio en la Cota 905, murió en el hospital José Gregorio Álvarez Pérez (47), luego de afirmar que lo hizo para “escapar de ese infierno” donde lo mantenían como un rehén y no le daban de comer.
Ayer su madre Mercedes Pérez, de 86 años, quien está en silla de ruedas, fue a la morgue a retirar el cuerpo y relató su tragedia. Ella vivía con su hijo en la Cota 905, pero se fue a Ciudad Mariches a cuidar a su hija Marta Álvarez (55), quien enfermó de cáncer de mama. Marta estaba muy débil debido al tratamiento de quimioterapia, se contagió de zika y falleció en abril.

Su hijo había quedado solo en el apartamento de la Cota 905, y el esposo de Marta, Elías José Rivas (55) le recomendó como inquilinos a una pareja con un niño de 2 años.

José Gregorio había trabajado en tiendas de calzados, era baterista, rockero, y cayó en depresión cuando sus inquilinos le dijeron que su madre había muerto. Cambió su conducta, andaba dopado, dejó de salir, y al lanzarse del edificio reveló que lo tenían aislado y no le daban de comer. En el hospital contó que su intensión no era matarse, creyó que podía agarrarse de unos tendederos de ropa para deslizarse hasta el piso 4, y de allí buscar ayuda, pero el andamiaje no resistió y cayó en planta baja.

Los vecinos de la Cota 905, en vista de que no vieron regresar a la señora Mercedes Pérez, fueron a rescatarla en Mariches y solicitaron el apoyo de una comisión de la Policía de Sucre porque Elías Rivas la tenía secuestrada. Para que la custodiaran llevó a vivir a sus hijos, de 17 y 18 años, porque pretendía quedarse con el apartamento a raíz de la muerte de Marta Álvarez.

Al percatarse de la presencia de los uniformados, Elías Rivas se dio a la fuga y lo buscan activamente para que responda por los maltratos ocasionados a su esposa y a la familia de ella.

El hombre se había comprometido a “cuidar” a la señora Mercedes, la llevaba a cobrar la pensión y le quitaba el dinero. Cuando descubrió que ella había dejado caer en el piso un papelito en el banco con un mensaje pidiendo ayuda, la amenazó con cortarle los brazos con un machete.

FUENTE: Felícita Blanco - http://eltiempo.com.ve