martes, 18 de octubre de 2016

Sin resolver causa de muerte de personas que comieron maíz en Lara

Un regalo se convirtió en la peor pesadilla para la familia de María Clementina Figueredo, de 75 años, y su nieto Andy Junior Rondón, de 23. Un amigo les obsequio masa de maíz blanco, y de inmediato prepararon arepas para los 11 habitantes de la vivienda, ubicada en la urbanización José Gil Fortoul de Barquisimeto.
Poco a poco, cada uno empezó a sentirse mal, con malestares estomacales y dolores.

Andy Junior Rondón fue llevado al Centro de Diagnóstico Integral (CDI) de San Jacinto, donde falleció, sin conocer hasta ahora la causa exacta de la muerte.

La abuela del niño, ingresó al Hospital Central Universitario Antonio María Pineda, donde, según denuncian los familiares, tardó en ser atendida. Al poco tiempo también falleció, pero el informe de defunción dice: “causas naturales”.

Su esposo, Simón Rondón, de 90 años, también se encontraba hospitalizado, pero el viernes 14 logró salir para estar en el funeral y entierro de su querida Clementina.

El resto de los familiares, luego de presentar vómitos y diarrea, mejoraron su condición de salud, pero no su ánimo, porque perdieron dos seres queridos y hasta ahora no existen responsables.

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del estado Lara fueron hasta la casa de la familia Rondón Figueredo para tomar muestra del maíz e iniciar las investigaciones.

Sin embargo, hasta ahora no han ofrecido conclusiones sobre el suceso, mientras las ventas en cada esquina de este tipo de alimentos, que no tiene permiso sanitario ni se conoce su procedencia, siguen a la orden del día.

Alerta por diarrea

Ruy Medina, director regional de salud, indicó que han aumentado el número de pacientes de la tercera edad atendidos por diarrea, quienes permanecen de dos a tres días hospitalizados por deshidratación.

Recordó que los alimentos deben ser bien lavados antes de consumir, y recomienda en lo posible no ingerir comidas elaboradas al aire libre, porque el polvo contaminante del ambiente siempre estará presente en dichos platos, aunque sea imperceptible al ojo humano.

FUENTE: Keren Torres Bravo - http://elpitazo.com