domingo, 11 de septiembre de 2016

Mafia del guajiro azota en Quinta Crespo

A las mafias de bachaqueros que se han desatado en el país producto de la escasez de alimentos inducida por la guerra económica, se le suma la violencia. Quienes se lucran con la reventa de productos lo hacen a través de amenazas y amedrentamiento en los principales mercados del país y en las colas de los supermercados.

En el mercado de Quinta Crespo se han venido denunciando casos en las últimas semanas. Hay un tipo llamado Ismael, apodado “el Guajiro”, que se encarga de controlar la mafia de los revendedores y obligar a los trabajadores informales a no vender productos regulados, amenazándolos con saquearles la mercancía o agredirlos físicamente.

Quítate tú pa’ponerme yo. Jesús es vendedor de verduras en la parte externa del mercado desde hace ocho años. Hace unos meses decidió vender café artesanal y fue obligado por estas mafias a dejar de ofrecer el rubro al detal, para vendérselo a ellos. “Lo compré en San Cristóbal, 20 kilos a Bs 1.100 cada kilo y lo vendía aquí en dos mil. Solo pude hacerlo dos días, al tercero vino el Guajiro con dos tipos y me dijo que no podía, porque les quitaba la clientela ya que ellos tienen el medio kilo en dos mil. Me dijeron que se los tenía que dejar a ellos en Bs 1.500 o si no me mandaban a robar completo, es decir las verduras también. Se los vendí y preferí no comprar más nada para ayudarme por temor a que me hicieran algo”, explica.

Ese guajiro no era conocido en el mercado, empezó a verse por el lugar hace aproximadamente un año, junto a un grupo de personas que revenden productos en la parte de afuera del mercado.

Puesto fijo. A las 7 de la mañana llega el primer grupo de cinco, tres hombres y dos mujeres, en una camioneta pick-up blanca, cada uno con un morral que se ponen con la abertura en el pecho, donde guardan la mercancía. Se paran en la entrada principal del mercado y ahí ofrecen los productos. La harina de maíz a Bs 3 mil, café a 6 mil el kilo, azúcar a Bs 3.800, arroz a Bs 2.300, aceite a 1.900, jabón en polvo a Bs 3 mil, medio kilo de pasta a Bs 1.500 y mantequilla a 2.500 bolívares.

Ese proceso se lleva a cabo hasta las 12 del día, cuando llega el Guajiro en una camioneta marca Blazer color azul y los recoge.

“Los llama a la camioneta y les pide la mercancía que sobró y el dinero de lo que vendieron, y les da la ganancia de la venta. Si vendieron, les toca 30% de cada producto, si no vendieron nada solo les toca 5%, que él les da por haber trabajado ese día. Se rumora que trae la mercancía desde Colombia porque otros comerciantes lo han visto viajando”, cuenta una trabajadora informal que pidió no ser identificada por miedo a represalias.

A la una de la tarde llega el segundo grupo de vendedores, son cuatro y hacen el mismo procedimiento, hasta las 3 de la tarde. Así pasa a diario a excepción de los miércoles, que es día de parada obligada para los trabajadores informales en el municipio Libertador.

Sabotean para saquear. El 19 de abril de este año un grupo de revendedores corrió la voz de que en los comercios del mercado había comida acaparada, situación que terminó en un enfrentamiento entre informales y efectivos de la Policía Nacional.

“Los revendedores empezaron a gritar que nosotros teníamos mercancía acaparada, cosa que era mentira, pero la policía entró agresiva a revisar los comercios y nosotros nos defendimos”, cuenta Cruz Sotillo, trabajadora del lugar desde hace 12 años.

“Ellos arman el bochinche o gritan saqueo para que la gente se asuste y corra, así esta gente aprovecha de saquear y nos echan la culpa a los comerciantes”.

Cruz y otros vendedores del mercado dicen que los incidentes de este tipo los propician los bachaqueros. “Ellos saben qué camión entra, qué traen y cuándo vienen”.

El año pasado se registraron tres conatos de saqueo y este año en dos oportunidades han intentado llevarse a la fuerza los alimentos que llegan en los camiones a vendérselos a los comerciantes.

Alegan que han optado por no expender productos regulados para evitar ser amedrentados, aunque agregan que no solo es con esos productos, con el queso pasa igual, los obligan con amenazas a negociarles la panela a precio de costo.

Por paca y bulto. En los puestos que están formalmente en el mercado no se vende nada por bulto desde hace más de un año, aseguran los dueños que no les llega en grandes cantidades, sin embargo, en las afueras del mercado hay quienes los ofrecen “caleta”.

En una de las entradas que da hacia la avenida Baralt se ubican varios vendedores, no tienen mercancía ni bolsas, solo están parados ofreciendo los bultos de harina de maíz en Bs 50 mil y de pasta en Bs 25 mil.

Quienes deciden comprarles deben llevar el dinero en efectivo y esperar 15 minutos al final del pasillo cinco del mercado, y ahí se les entrega el pedido. Esta transacción se ve dos o tres veces al día.

Los informales dicen que no saben de dónde sacan las pacas, porque cuando llega mercancía en grandes cantidades solo es recibida por la dirección del mercado.

En mayo de este año, tras varias denuncias de los informales por amenazas recibidas de los bachaqueros, desaparecieron por varios días del lugar y efectivos policiales custodiaban la zona para evitar que estos regresaran.

En junio fueron detenidos Jonathan Viloria Meneses (22), Enrique Antonio Manzanilla (35) y dos menores de edad con 50 bultos de arroz de 24 unidades cada uno, es decir, unos 1.200 kilos, además de 20 cajas de cervezas de 36 unidades cada una, para un total de 720 unidades, según informó el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas.

Hay sanciones. La Ley Orgánica de Precios Justos establece severas sanciones a aquellas personas que se dediquen al bachaqueo.

Entre ellas se encuentran encarcelamiento con penas de hasta cinco años, así como multas comprendidas entre las 200 y las 10 mil unidades tributarias.

Señala la normativa que a las personas que incurran en el delito de reventa con sobreprecio de productos regulados les será decomisada la mercancía y esta será vendida a los consumidores a los precios fijados por la Sundde en los mercados a cielo abierto.


FUENTE: http://www.ultimasnoticias.com.ve