jueves, 22 de septiembre de 2016

El sacerdote peregrino llama a toma indefinida de sedes del CNE

El padre Lenín Bastidas Villegas rechazó las condiciones que emitió el Consejo Nacional Electoral (CNE) para la recolección del 20 % de las firmas para activar el referendo revocatorio.
El párroco que peregrinó de Anzoátegui hasta Caracas, se encuentra en Barquisimeto estado Lara, a donde acudió para pedirle a la Divina Pastora que interceda por la paz y democracia de Venezuela.

Vía telefónica declaró a El Pitazo que aunque no es un experto en materia electoral, está consciente que la medida tomada por el organismo comicial es inconstitucional.

A su juicio se hace cuesta arriba pensar en recolectar el 20 % en cada región sobretodo “con el psicoterror que implantan en el pueblo y cuando algunos estados son netamente oficialistas”.

El padre indicó que se resiste en primer lugar como ciudadano y como pastor de la Iglesia católica a la decisión del ente electoral. “Me resisto rotundamente del CNE que viola los derechos fundamentales del pueblo en repetidas ocasiones”

Bastidas cree que llegó el momento de acabar con los “jueguitos y falsos diálogos”, y aseveró que por el contrario los venezolanos deben tomar cartas en el asunto, no con marchas sino con una toma de las sedes del CNE hasta que los rectores den razón a los venezolanos de una salida constitucional a la crisis que se vive en el país.

Exhortó a todos los jóvenes a que despierten y resistan sin miedo para luchar de forma pacífica por los derechos que tienen como venezolanos.
Sigue en la lucha

El padre Bastidas manifestó que, a pesar de que tuvo que desistir de su compromiso con una huelga de hambre, por petición de los jóvenes, continúa en la lucha por Venezuela. Este viernes 23 de septiembre llegará a Caracas para ir hasta la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) para reunirse con los obispos, quienes hasta la fecha no se han pronunciado.

“La Conferencia Episcopal permanece en silencio y eso me decepciona. Si ellos hubiesen dado respuesta en el momento y como Conferencia pedirle al Papa que intercediera con la ayuda humanitaria para los niños y enfermos la situación fuese diferente”, aseveró.

El sacerdote refirió que el juramento que tiene por la patria está vigente. Hizo énfasis que su desgate físico se mantiene al comer donde le den comida y dormir donde le den cobijo.

“Mi compromiso de morir por la patria sigue, porque cuando uno dice algo en contra del Gobierno se convierte en enemigo y uno no sabe si lo matan en la calle o lo meten preso por decir lo que piensa”, indicó.

Bastidas acotó que por ahora no tiene pensado regresar a Anzoátegui, y aclaró que continúa siendo religioso porque no ha renunciado a su sacerdocio.

FUENTE: Marinelid Marcano - http://elpitazo.com