miércoles, 24 de agosto de 2016

Vecinos de El Valle exigen cese de OLP por considerarlas peligrosas

Los vecinos realizaron una protesta en la calle 14 de El Valle y presentaron un documento firmado por más de 200 habitantes del sector en el que exigen al ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, que suspenda los Operativos de Liberación del Pueblo (OLP) "ya que no están protegiendo ni liberando al pueblo, sino que están matando y robando a inocentes".
La protesta se llevó a cabo luego de una semana en la que la parroquia El Valle acumula un elevado número de muertes violentas vinculadas con la presencia de bandas armadas en la jurisdicción, las cuales inicialmente habrían asesinado a una banda rival el pasado miércoles y desatado una ola de crímenes y enfrentamientos con las fuerzas del orden público.

De acuerdo a datos manejados por los vecinos, al menos 20 personas han fallecido en estos enfrentamientos en el transcurso de la última semana, entre ellos varios ciudadanos que los vecinos consideran que eran inocentes.

Entre estos últimos casos destaca la muerte de Eskinder Jesús Reyes Escobar, de 20 años de edad, el pasado miércoles a las 11:00 de la mañana en la calle 16 de El Valle.

Reyes Escobar se encontraba en casa de su abuela el pasado miércoles en compañía de su hermanito de 10 años a quien acompañó para que fuese al baño.

Los vecinos señalan que cuando estaba esperando a su hermano y cuando se disponía tomarse un vaso de agua llegaron los funcionarios policiales, quienes lo llevaron hasta el patio, mientras impedían a sus familiares salir del inmueble a defenderlo.

"Cuando estaban en el patio los vecinos gritaban que no lo mataran que se trataba de un muchacho sano, pero de nada valieron los gritos, le dispararon mientras estaba de rodillas, le dieron tres tiros, cabeza, estómago y pecho, un perro que la familia tenía en el patio también resultó herido en ese ataque", dijo Jenny Bravo, vecina de la calle 16..

Los vecinos aseguran que luego "los funcionarios simularon un enfrentamiento, mientras algunas mujeres policías gritaban que estaban sedientas de sangre,que querían más muertos".

Agregaron que en la "operación" los policías se llevaron varios teléfonos celulares propiedad de la familia, una computadora canaimita, café y comida.

FUENTE: CARLOS D'HOY - http://www.eluniversal.com